Los cuatro puntos cardinales son tres: el Norte y el Sur.

jueves, 21 de enero de 2016

Cronológí(C)a I

A la madera, hay que mimarla, susurrarle y acariciarla. No deja de ser veta de nuestras miradas y dueña de nuestros fuegos....





Ícaro





(2007) Verano. Apuntes de alguna noche (y de alguna alba rota o panadera) mientras el pan se hacía al compás del ebanista herrero... o del sereno despierto.

Algún matiz en la acuarela (el paso del tiempo es imparablemente hermoso). Retazos. Cuarteados. Silogismos. Metáforas. Dolores y alegrías. Crecimiento y aprendizaje.

Pasar por ahí, para llegar aquí.

Se mereció y ahora, lo agradezco.






I.

La humildad es el traje más elegante y tú, desnuda, no eres sólo elegante sino el centro de mi vergüenza, el horno de la más cálida, viscosa y embarrada realidad.

El espejo es ponderado. Justo. Ni más, ni menos.

Honesto.




II.

Los niños corretean disfrazados de inocencia. La fiesta está en la calle. En el rompeolas. Me gusta tu voz....es tierna, serena, sensual, caliente...... El rictus de un rayo compartiendo un trueno..... será que la magia se acerca invisible. O el embrujo del amor del panadero se fragua.


Faltan casi dos horas. Y la fiesta por los adentros perdura.

Imagino que ésta madrugada....la orilla será un césped de vírgenes deseos....

Huele a sal, a mistela.

Las circunstancias, no dejan de sorprender....me


Se dejaron tus ojos unos zapatos en el alfeizar.

Cuando haga la cama, seguiré lamiendo tus tobillos.

Maldita incercia. Maldito despertador













III.



Ésta madrugada de valientes corazones, no sé si el mío atinará al descubrir tú tez blanca cuarteada por los labios del tópico.

Secuaz misericordia cuando el trabalenguas se queda mudo.

Los zapatos huelen a camelias tristes. Pero un brillo tonto me tiene hoy el iris vidrioso....

Mañana seré yo.

No dejes de regar las plantas de plástico. Ni de mirar debajo del felpudo....las llaves ya veremos donde las guardamos.







IV.

Debo tener la pecera, entre los libros.

Pasa página, y el aleteo no pondrá remedio al inquisidor festival de trompetas y saxo.

Desde aquí, huelo a aquellas aletas de tiburón. Vuelta y vuelta.

Deliciosas.

Supongo que la llamada perdida, era un señuelo; pero es que a veces es más simple un pensamiento.

¿La llave? ahí está bien. De pie. Contra el espejo. La cerradura se abre por si sola....

El sábado ya nos reíremos, sin pulpa, ni bambalinas.





V.


Entre tus ojos y la sonrisa...no acabo de ver claro que destino es el correcto. Este fin de semana soy un koala prendado de mi sangre, disfrutando de su inocencia y alegría.... pero mi pensamiento, mi desaforo y mis letanías van entre las nubes de esos teutones conquistadores.

Sé que en Sao Paolo, huele a mandarinas. Y de la gula al vicio, sólo un bocado.

Cierro el libro por la página veintitrés. Y cambio de tercio, que hablando de cítricos he de preparar los zumos de naranja de la merienda.

Cuida tu valle, el verde y el oculto. Mi penitencia toca techo, pero para ello me entretendré en contar cuentos.

Buen vuelo.

Un simple reflejo.

En fin.






Ícaro




 
VI.


Aparcado el telegrama. 

Sigue siendo tan excitante.....recibir un papel perfumado en la fragancia de una lágrima que entre tus muslos, el caliz purificó.

De ostias consagradas y reblandecidas el velo desnuda tú omblgo nodrizo.

Me sigue fascinando que las paredes crezcan desde las nubes, que de la tierra sólo nacen barro, helechos y crisantemos.

El laurel oleoso, me parece justo. Ni una pizca más, ni una brizna menos.

La justa.

La fusta.

Para cuando despiertes y leas esto, las niñas de mis ojos.....rojigualdas.... y los niños del maíz practicando....papiroflexia.

Metáfora: Me duelen los huesos....todos. Menos los cartílagos.

Olías a Sant Michel, a Bretaña....preñada de bravura. Y me gusta, que el telegrama aún exista....mejor que un email de cuarzo sin cuerpo....impersonal.

Las persianas y el resquicio....como siempre.....así da gusto.

Todo en orden.

La faz, por hacer.







VII.


Una canción sonando vez tras vez. 

Rayó el tocadiscos de mi paticorta memoria. 

Ahora será cuando más se han de querer la alegría y la claridad.












VIII.

No quiero mentirte jamás, y aunque el precio sé que puede ser que los zapatos dejen las huellas en el aire. Nunca me lo perdonaría.

Te deseo y quiero; pero mi libertad ya no posee cadenas en el dolor propio. Y en el ajeno; ya me conoces mis genes traicionan incluso a mis dedos ahora que escribo mi propia canga.

Sé que me entiendes, porque de ese entendimiento nació...lo que sigue creciendo.

Me puedes reprochar casi todo, menos el barro.

En tú vientre, mis manos quietas.






IX.

 
Me odias con toda tú alma.

Y así me lo pagas....con lionesas entre la blonda.

Austera.

Lo de anoche-hace un ratito, fue lo justo.

Diente por...





X. 


Los hijos son fruto del amor eterno que el fugaz paso del tiempo los convierte en sangre de la posteridad. A mí el futuro me debe una.

Estas noches de eternidad chispeante, la fruta no ha dejado de ser crudeza en la búsqueda del nacimiento del fuego. Y a ti, la piedra.....te debe esa ofrenda que sólo las madres mecen en su halda.

No dejes de hurgar en el tronco. Sus anillos son el aro de esa espiral que siempre encuentra un resquicio entre los velones y el arco iris.

La llave maestra nadie la posee.

Nadie.







Ícaro

















No hay comentarios:

Publicar un comentario