Los cuatro puntos cardinales son tres: el Norte y el Sur.

lunes, 25 de marzo de 2013

Esfínter

Посреди металла





Espero que mi viejo, mi buen ojo del culo resista.
En sesenta años no se ha portado nada mal.
Aunque en Bolivia, una operación de fisura
sobrevivió al hospital del altiplano.
Poca sangre, ningún pólipo, ocasionalmente
una leve hemorroide.
Activo, anhelante, receptivo al falo.
Botella de coca, vela, zanahorias, plátanos y dedos.
Ahora el sida lo vuelve cauteloso, pero aún servicial.
Fuera el mal rollo, dentro el condón amigo orgásmico.
Aún elástico, correoso,
descaradamente abierto al placer.
Pero en veinte años más tarde, quién sabe....
Los viejos sufren todo tipo de achaques,
cuello, próstata, articulaciones, estómago.
Espero que mi viejo orificio se conserve joven hasta la muerte.
Dilatado.



Allen Ginsberg




Hay quien la lleva, quien la tiene en el culo, a quien le tapa el alma, y a quien le carcome el espíritu.

Hay quien la lleva marchita.

E incluso, quien la esconde por no dejarse querer.

Hay quien la riega cada día, y quien la mata a cada paso.

Quien la amaga para no creer que aquellos que la ven, que la sienten, que la acunan no saben de que color es la sangre del alma.

Hay quien la poda como el que se corta las pocas canas que dejen de ser la alfombra de los sueños.

Hay quien no se deja llevar. Y quien no quiere encontrarse.

Hay quien ni sabe que existe.






1 comentario:

  1. Está quien la caga, la Gloria y se cree Ave María...

    Ya lo sabes bien... En mayúsculas y con acento... en la "C"

    ResponderEliminar