Los cuatro puntos cardinales son tres: el Norte y el Sur.

viernes, 15 de marzo de 2013

La enfermedad del dolor

Fotografía: Hans Peters





Huella

Comienza a lastimarme
por favor
hazme
cortes exactos con tu gillete

Yo
No
Quiero

una vida sin cicatrices
 Soy un parásito obligado a vivir afuera tuyo


Y ahora que estoy vacía
ahora que es imposible sostenerme
y mantenerme latiente y respirante

tú te llevas todo mi contorno



Vacío de piernas
Al final

una termina

masturbándose

con un pedazo de espejo



se rompe

se sangra
Prescripción

Morir. Comenzar a estar fuera en vez de dentro. Cansada de todo el cansancio posible o toda la sobra del tiempo. Dibujar el sentimiento del dolor porque después de tanto tiempo, uno ya no siente y cree que las cosas siempre fueron así, pero de repente se sabe. Se duerme. Mi cama está llena de los restos de mi cuerpo. Caminante sin ningún espejo que sea capaz de conservar el más mínimo vestigio de recuerdo. Mi estómago se está saliendo y el calor me derrite todo tipo de amor. Yo no.


 Estómago I

A mi estómago lo cubren
todos los tipos de dolor

(el dolor es un tipo de piso)

Yo
los conozco
y sé
cuando alguien camina
sin zapatos
adentro de mi estómago

 Estómago II

Yo soy

un estómago despellejado
dividido
y olvidado

Apenas sostenido por una piel antigua
que nunca termina de morir


Mi pequeño amor muerto:

No vuelvas
a reencarnarte en otros cuerpos

 Enfermedad de la tristeza
Nada más terrible que el silencio

Déjame gritar hasta arrancarme las partes
y no tener que sentir nada nuevo

Tengo la garganta convertida en un ojo
que llora todo el día

Post- operatorio: la casa de las agujas

En esta caverna de huesos
acostumbro meter mis manos
a cualquier boca huérfano de dientes
caminando sin mis piernas
respirando pelo y roce de sábana mojada

ser mi propia amante

colar las palabras
que boto junto a los desperdicios de las uñas

En ésta

mi casa de agujas

con rejas en forma de zapatos
de platillas
de polietileno

el cordón de simetría me escupe en la cara
y quema en mi piel
mi título de dueña condenada a pedazo
a metamorfosis eterna
a parásito ignorante
del cuerpo que habita


                                                                                                                                                     Asfixia

                                                                                    No puedo respirar
                 y me pongo al revés para que las lágrimas me caigan por la frente

                                                                                          Abro los ojos
                                                       hasta que se me convierten en grietas
                                                          y la lengua se acuesta en el paladar

                                                                                    No puedo respirar

                                                                          y tus manos en mi cuello
                                                                                       ya no funcionan


Alejandra González






No hay comentarios:

Publicar un comentario