Los cuatro puntos cardinales son tres: el Norte y el Sur.

lunes, 12 de enero de 2015

Recuerdos de la pequeña casa del canto

Francesca Woodman
¡



Era azul como su mano en el instante de la muerte. Era su mano crispada,
era el último orgasmo. Era su pija parada como un pájaro
 que está por llover, parada para recibirla a ella,
la muerte, la amante (o no)


Ya no sé hablar. ¿Con quién?

Nunca encontré un alma gemela. Nadie fue un sueño. Me dejaron
con los sueños abiertos, con mi herida central abierta, con mi desgarradura.
Me lamento; tengo derecho a hacerlo. Asimismo, desprecio
a los que no se interesan por mí. Mi sólo deseo ha sido


No lo diré. Hasta yo, o sobre todo yo, me traiciono. Como un niño
 de pecho he acallado mi alma. Ya no sé hablar. Ya no puedo hablar.
 He desbaratado lo que me dieron, que era todo lo que tenía.
Y es otra vez la muerte. Se cierne sobre mí, es mi único horizonte.
Nadie se parece a mi sueño. He sentido amor y lo maltrataron, sí,
a mí que nunca había querido. El amor más profundo desaparecerá
para siempre.
¿Qué podemos amar que no sea una sombra? Murieron ya los sueños
sagrados de la infancia y la naturaleza también, la que amaba




                                           abril, 1972

Alejandra Pizarnik







Texto: poema tomado de Alejandra Pizarnik. Poesía completa (Lumen).
Nota de la editora: "Se restituye a este texto la parte omitida en
Textos de Sombra y últimos poemas, Sudamericana, Buenos Aires, 1982.
Es la que precede a 'No lo diré...', en hoja aparte donde figura el título
y lleva un 'sí' anotado a mano por AP.
Se suprimen
los puntos suspensivos de la edición de 1982".



http://alejandrapizarnik.blogspot.com.es























4 comentarios:

  1. Lástima que a mi paisana las ganas de vivir en otro mundo acrecentaron sus prisas. Si hubiese caminado sobre nosotros no nos hubiera dejado tan hermoso legado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Diego, Alejandra sigue viva, desenjaulada, cual colibrí va hacia delante con sus alas...y nos recuerda cada vez que nos la encontramos lo hermoso que es vivir y encontrarle sentido a este juego de vivir. Creo desde la oscuridad un halo de azuluz...

      Eliminar
  2. Alejandra tenía y aun tiene el don de tocar más allá de la realidad. Por eso cruzó hacia la que ella sentía. Es una mujer atrayente y aunque muchos crean que es oscura, es hacedora de mucha luz, de claridad. Besos Icaro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa veta Aida, es la que te hace ser tan diferente y vital...ves lo que no está escrito...y lees lo que los ojos miran...no cambies nunca, eres más que especial... Besos, Aida

      Eliminar