Los cuatro puntos cardinales son tres: el Norte y el Sur.

jueves, 16 de mayo de 2013

Basta con caminar para pararse y crecer

FotogafÍa: Kemal Kamil




Y ahí, en medio de la mentira y de la verdad, estaba yo, ingenuo, crédulo e incauto; pensando que la palabra es el espejo del pensamiento; que el gesto, un signo de puntuación. Sí, ahí estaba. Las formas de la vida corrían más que mi razón y necesitaba horas para darme cuenta de lo que se escondía tras ellas. Fue entonces cuando descubrí esa otra lengua sin palabras, signos de puntuación ni cortinas, esa lengua como la muerte bajo la que nada se puede ocultar ni los cuerpos, las osamentas ni el alma: el sexo.








2 comentarios:

  1. El sexo es de lo mejor de la vida. Y, tal como lo explicas, abre los ojos hasta a los más rezagados...

    Me gustó. Saludos, Anna

    ResponderEliminar
  2. me ha gustado llegar al final dl todo. Ese es el meollo de la vida. La que nos trajo. Enhorabuena

    ResponderEliminar