Los cuatro puntos cardinales son tres: el Norte y el Sur.

lunes, 13 de octubre de 2014

"Acompañar a una... es acompañar a toda una familia"








Carta: 12.10.2014
Barrio La Coma, Valencia







Os llevo en el corazón...

Os escribo desde otra realidad, desde otro mundo... este barrio de Valencia, periférico, con cerca de siete mil habitantes, de mil doscientas viviendas sociales, destinadas a familias con escasos recursos económicos.. la pobreza, se palpa, se siente...

Un barrio completamente aislado, en el que se han concentrado de forma brutal: el paro, la exclusión, el chabolismo vertical, el absentismo escolar, la suciedad, la dejadez... junto a ello se agolpan: sueños, luchas, deseos de salir adelante, sonrisas...generando desde el Barrio iniciativas de promoción e integración social.

De este barrio llegué a JM Sant Andreu y a la Llar Claudina y aquí he regresado. En estos años he encontrado un barrio más degradado, olvidado... como en punto muerto.

Las familias apenas sobreviven: sin trabajo, sin ingresos..se mantienen recogiendo chatarra, el mundo de la droga, pidiendo, empleando que es comprar al por mayor y vender a mayor precio del que compraron.. pero de la pobreza no se sale.

Hay también signos de esperanza... Reencuentros inolvidables: como con Jony un chico que dejé con doce años y ahora ya es papá de dos preciosas niñas. Quiere colaborar en el Proyecto de Menores en el que él de pequeñito disfrutó: Camí Obert.

Aquí estamos, una pequeña comunidad, cuatro religiosas de JM deseando dar lo mejor que llevamos dentro: compartiendo y aprendiendo cada día en esta realidad. La de los más pequeños...

Nuestro deseo: acompañar a la manera de Jesús, como Claudina, a la gente con la que nos cruzamos nos vinculamos... la mayoría de etnia gitana y musulmana. Toda inmersa en el mundo de la exclusión. Todo un reto.

Acompañamos dos retos: Camí Obert. Para la infancia, unos cincuenta y siete chavales que obtienen refuerzo escolar y ludoteca. Y con Promujer, a veintidós mujeres. Acompañar a una... es acompañar a toda una familia. En muchas ocasiones son ellas quienes llevan la responsabilidad. Lo habitual es que el marido esté preso por robar o traficar para dar de comer a sus hijos.

¿Sabéis? más de 900 jóvenes ni estudian ni trabajan aquí. Las puertas se les cierran. El día a día es más difícil...

Os animo a valorar lo que sois, ser solidarios, luchadores, humanos... a menudo me pregunto. ¿Y yo qué puedo hacer? ¿Qué haría Jesús? ¿Qué haría Claudina, hoy?.... Y a mi que me enseña la gente con la que comparto la vida.... Ojalá os contagie con estas preguntas.

Un abarcante abrazo para cada un@... me encanta saber de vosotr@s. Os sigo de cerca...

Desde La Coma con todo cariño, Ana.






4 comentarios:

  1. Me ha impactado. Esa vocación debe ser algo maravilloso. Darlo todo sin esperar nada a cambio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los cuatro puntos cardinales, son tres: el Norte y el Sur, Laura.

      Y Ana, para mí, es el tercero.

      Eliminar
  2. Hermosa entrada, hermosa y dura vida la que camina Ana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, cada vez que la leo me emociona como se da por puro amor. Gracias, de veras Aida

      Eliminar