Los cuatro puntos cardinales son tres: el Norte y el Sur.

martes, 24 de noviembre de 2015

William Vandivert: "El quinto Magnum"



 Yola, Paris, Raqqa, Bamako....



Fotografías y obra: William "Bill" Vandivert


Aunque muchos libros de historia no le incluyan entre sus páginas, William “Bill” Vandivert (1912-1989) debería figurar con letras de oro, ya que junto a Henri Cartier-Bresson, Robert Capa, George Rodger y Dave “Chin” Seymour fundó la Agencia Magnum en 1947 (menos aún se acuerdan de Maria Eisner y Rita Vandivert, mujer de Bill Vandivert, que también formaron parte del proceso constitutivo de la cooperativa). Pero el hecho de que Vandivert sólo permaneciera un año en la agencia, y los más trascendentes compañeros con los que se rodeó, han provocado que su nombre se haya esfumado en algunos casos de los recuerdos de la agencia. Curiosamente, su mujer, Rita Vandivert, también fotógrafa, fue la primera presidenta. Y también, junto a él, dejó Magnum en 1948.

William  Vandivert estudió Química y Arte y empezó a hacer fotos en 1935 para el Herald Examiner de Chicago.

En 1938 se trasladó a Europa para trabajar como fotógrafo para la revista Life. Durante la segunda guerra mundial siguió trabajando en Europa, donde conoció a Robert Capa, que le transmitió su idea de crear una agencia de fotografía, que defendiera que los negativos y los derechos de las imágenes pertenecían a los fotógrafos y no a las empresas editoriales.

Desde 1938 hasta 1948, Bill Vandivert estuvo trabajando para la revista Life, principalmente cubriendo de forma intensa la Segunda Guerra Mundial y la posguerra. En este conflicto, Vandivert se significó por sus fotografías de los bombardeos de Londres, algunas de ellas en color, y también porque fue el primer fotógrafo que tuvo acceso al búnker donde se suicidó Hitler en 1945, a donde llegó junto a las tropas soviéticas. Unas fotografías curiosas, donde la iluminación del flash crea unas imágenes más propias de Weegee en la escena de un crimen.

Sin embargo, tanto él como su esposa dejaron la agencia un año después para permanecer como fotógrafos independientes.
























13 comentarios:

  1. Me gusta tanto que le saques punta al lápiz... carbonilla.

    Maravilloso book de Bill.

    Cuanta vida, andanzas, cuanta eternidad

    ResponderEliminar
  2. Mon Dieu¡¡¡ William prodigieuse, cette vision ¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  3. Espectacular ¡¡¡

    La de vivencias que este hombre tuvo que vivir, maravillosas fotos de toda una época fundamental de nuestra historia.

    La última, la de la mar brava, es preciosa.

    ResponderEliminar
  4. Brutal, brutalmente vital.

    Recordándonos de dónde venimos y a dónde vamos

    ResponderEliminar
  5. http://www.thedailybeast.com/articles/2014/02/13/the-true-henri-cartier-bresson.html


    Me atrapas y fascinas y me dejo. Besazos

    ResponderEliminar
  6. Awesome.

    His impressive world.

    Our.

    Hugs, Icaro

    See you soon

    ResponderEliminar
  7. Que nunca nuestros ojos vean tanto dolor y horror.

    ResponderEliminar
  8. WooooW. Cuánta miseria ayer, hoy y ... mañana.

    El ser humano es devastador.

    Gracias por descubrirnos otras miradas.

    ResponderEliminar
  9. Gracias a todos.

    Vandivert es un genio: por su coraje, agallas, humanidad y ante todo... por darnos la visión OBJETIVA de lo que sacudió al mundo que le tocó vivir.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. ¡Qué horror y cuánta indolencia !

    Lo que tenemos que vivir para darnos cuenta en que nos convertimos a veces !

    Gracias Vandivert, Ícaro

    ResponderEliminar
  11. Desconocía la historia y la existencia del quinto Magnum.

    Su trabajo es realmente como su vida: Espectacular, sensacional.

    Esta es la grandeza de este blog... nos descubres acontecimientos, momentos, historias y personajes que han dejado en la historia su impronta.

    Gracias por tu generosidad en compartirlo Ícaro.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Sólo 8 millones creando y esto no se dará de nuevo....
    Mundo mágico o mundo cruel, ahí andamos, entre dos aguas
    Hambre, pobreza, carencia...Quién quiere esa realidad?
    Prefiero un mundo creativo y del revés, yo me subo a este barco y el que quiera o prefiera que lo arrastre la corriente sólo ha de saber que puede ser dueño de su vida e iniciar un camino diferente

    ResponderEliminar