Los cuatro puntos cardinales son tres: el Norte y el Sur.

viernes, 4 de diciembre de 2015

Al atún, tún, tún....





Ícaro








Chesterfield le susurra a Winston: "Fúmate la agonía. Bébete la lucha. Desarma a la impaciencia. Hilvana sábanas de mariposas."

Winston, asiente sin trajinar palabra.

Chester, desboca un papelillo y ciñe la vitola. Guarda el paquete enguruñado en el cajón del escritorio. Y pellizca el pitón de la boquilla.

Winston, se mira en el espejo. Y el muy canalla, se encuentra entre dos aguas.

Chester, sonríe.

Entre ellos hay cuatro palmos de aire y un olor indecible.

Winston, convulsivamente se frota las cicatrices mientras rompe con la mirada los ceros a la izquierda que Chester bocanea.

Luz cálida.

Dos ambientes.

Ni una sola palabra.

Y en esa errática, singular situación. Pluralidad y tolerancia.

Los dos toman el plástico que da sustento al orden. Al desfiladero del desgüace.

Winston se rasca la sien derecha y huyendo de miradas sostenidas, sucumbe.

Chester sorprendido alza la ceja y le guiña un clic de mechero.

El cenicero arde. Y el humo les dispersa.


Se dan el hombro y salen del apartamento, callados, pero felices.

Son casi las ocho.

Ya era hora... que para cerrar viejas heridas se hayan de abrir los ojos.


Ícaro ©






Ícaro

7 comentarios:

  1. https://www.youtube.com/watch?v=bsbhfScU2y4

    ResponderEliminar
  2. Qué buena pinta ¡¡¡¡ Y sin raspas ¡¡¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  3. No me canso de decirtelo me encanta lo que y como lo escribes es maravilloso como tus manos.... escribidos tan imperfectamente increibles. muaksssssss

    ResponderEliminar
  4. Como te cuidas, pequeñín jajajaja,.

    Que buena pinta.

    Los escritos son preciosos y precisos.

    Mmmmmmmuuummmmhhh

    ResponderEliminar
  5. Tan sobroso como lo que se ve.... como lo que por sabor será.

    Me encantan tus escritos...

    ¡¡¡¡ encriptovoladorataurus !!!

    Jajajajajaja, cuidate mucho

    ResponderEliminar
  6. Lamento no contestaros individualmente.

    Stricto sensu.

    Los días no puedo estirarlos más y las noches menos.

    No tengo apenas tiempo, y menos este y el próximo mes de Enero.

    Pero os agradezco vuestro cariño.

    A quienes tenemos contacto habitual por otros medios, estamos on fire.

    Y a los demás no me cansaré de repetirlo: gracias, gracias de tot cor.

    Un abralazo sentido.

    Por cierto el atún, de requetechupete.

    Crudito por dentro, hechito por fuera.

    Casi un tataki...

    Ens veiem ¡¡¡¡


    ResponderEliminar