Los cuatro puntos cardinales son tres: el Norte y el Sur.

lunes, 14 de diciembre de 2015

Sparklehorse: la chispa de tu brillantez siempre cabalgará


                                                                                    In memorian Mark Linkous




 


La cereza verde de tus uñas romas. 
La roja, madura por morder azuluz.
Y sus dedos largos deshojando las hebras del moño de la abuela natura.
La extensión azabache de la caótica ristra de ajos labiados que penden de un hilo.

Quebrándose.
Arrebujándose.
Las lágrimas de chocolate y ante ese mar que crespa y atempera a esa maldita....béndita espera.
Ante el sofá de rocas y crisantemos, de piedras y flujos.

Reflujo.
Influjo.
Flujo de ambrosía.
Una tarde cualquiera, un círculo de anodinos paseos que no llevan sino hasta alguien.

Irremediablemente, inexorable languidecer.
El firme piso de mesar al rebelde y lacio frenesí.
Una lucha intensa, perseverante, dislocada, vehemente y neonata.
Cada día se nace y deshace.

A cada alba se acicala y adormila las chispas de un chasqueo.
Para regurgitar desde el grito más ópaco y perdido.
Enciendo otro que se consume por su propia bocaza.
Apago, uno más que se desmenuza ante el Norte del Sur.

Persuadir, invadir y redimir.
Ahondar, resabiar y dirimir.
El abstracto y figurante rastro del hechizo.
Altibajos en el desorden.

Del camastro al púlpito.
De la ira al aceite.
De almohadas al escondite.
Del síncope suspendido, al viceversa de la traviesa.

Sopa de gansos y naïfs ronroneos.
Los ladridos en la pared. Lamiendo las uñas que se estiran al delirio del deliquio.
Y ella, jarapa de ensueño, entubada a la letanía.
No te sonará nada y se dejará hacer.

No volverás a entreleer y se mojarán las sábanas.
El sudor es una micción fantasmagórica cuando sin beberlo se quiere.
No cuadrarás los cinco lados.
Siempre hay uno que cojea.

Es lo que tienen los nones.
Cinco en cada mano.
En cada pie el ahinco.
Se correrán las cortinas....

....y los pares, calcetines del ayer.
Zapatos para un mañana.
...y a cada paso, dedos cruzados.
Entre las manos, un solo lazo.
 


Ícaro © 












Hombre

Luchando, cuerpo a cuerpo, con la muerte,
al borde del abismo, estoy clamando
a Dios. Y su silencio, retumbando,
ahoga mi voz en el vacío inerte.

Oh Dios. Si he de morir, quiero tenerte
despierto. Y, noche a noche, no sé cuándo
oirás mi voz. Oh Dios. Estoy hablando
solo. Arañando sombras para verte.

Alzo la mano, y tú me la cercenas.
Abro los ojos: me los sajas vivos.
Sed tengo, y sal se vuelven tus arenas.

Esto es ser hombre: horror a manos llenas.
Ser -y no ser- eternos, fugitivos.
¡Ángel con grandes alas de cadenas!


De Ángel fieramente humano. Blas de Otero







Ícaro de Melibea



 





Ícaro



                                         

Ícaro de Melibea



Ícaro

8 comentarios:

  1. Tus retorcidos y escarmentados escritos.

    Tu sinfonía de emotividad.

    Todo un arte el que provocas en nosotros.

    Eres serenamente cercano y próximo. Un cielo

    Se te admira tanto...
    Mostrar menos

    ResponderEliminar
  2. La chispa del caballo y la de su voz.. vaya cuadratura ¡¡¡¡

    ....Loupiac..

    ResponderEliminar
  3. Wooopsssssssss

    Tus ultimas escrituras son de epocas antiguas verdad cielo ??'

    Rescatando y poniendo el matasellos¿?

    jajajajajaja

    El peque está enorme ya veréis ya....

    Muakssssssssss

    ResponderEliminar
  4. https://www.youtube.com/watch?v=bH2I9fJ0ALk

    ^...^^ I feel

    ResponderEliminar
  5. Quando si gioca con la parola indecenza,tu mi dai l'aria.

    Delizioso e irriverente, caro.

    Bacccissss

    E una speranza molto dignitoso

    ResponderEliminar
  6. Desgarrador y perspicaz... muy perspicaz...SparklehorseIcaro.

    ResponderEliminar
  7. No te lo digo... ni lo que pienso ni lo que dejaría de no hacer.....

    ResponderEliminar
  8. Trotar y cabalgar

    Trotar y cabalgar

    Trotar y cabalgar.... y al paso....

    Te admiro, porque sabooooooreas.....

    ResponderEliminar