Los cuatro puntos cardinales son tres: el Norte y el Sur.

lunes, 21 de enero de 2013

Conticinio

Fotografía: C-man






....Cuando alguien se siente brillantemente desgraciado, entonces sí vale la pena llorar con acompañamiento de temblores, convulsiones, y sobretodo con público. Pero, cuando además de desgraciado, uno se siente ópaco, cuando no queda sitio para la rebeldía, el sacrificio o la heroicidad, entonces hay que llorar sin ruido, porque nadie puede ayudar y porque uno tiene conciencia de que eso pasa y al final se retoma el equilibrio, la normalidad.


Breve extracto, La tregua (1960).

Mario Benedetti.






No hay comentarios:

Publicar un comentario