Los cuatro puntos cardinales son tres: el Norte y el Sur.

lunes, 17 de diciembre de 2012

Las verdaderas putas

Creación Jan Saudek





Cuerpo

Pasado y futuro no existen.
Ahora tú eres una perra.
Y sólo hay tiempo para el presente
si late en tu vulva.


(Del libro a unha muller descoñecida, 1997)
Claudio Rodrigues Fer













Las verdaderas putas
no llevan exceso de rímel,
ni falso tacón,
ni medio gramo en el bolsillo.

Las verdaderas putas
mantienen siempre el equilibrio,
con una razón sin dudas
y una respuesta complaciente.

Las verdaderas putas
venden su cuerpo a los rayos uvas,
al oro alto,
al perfume exacto.

Las verdaderas putas
siempre hablan bajo,
nunca se tiran un pedo,
jamás dicen un taco.


Las verdaderas putas
no saben fingir orgasmos,
se ríen antes del hombre
para no dejarle en alto.

Las verdaderas putas
arrugan el ceño,
cambian de acera,
miran de reojo
si un joven greñudo se acerca.

Las verdaderas putas
critican al vecino de fiesta
¡son drogadictos!,
mientras sus hijos
machacan a golpes a quienes se encuentran.




Las verdaderas putas
llevan en el bolso paraguas,
no pasean solas,
no piden cigarros,
siempre van en taxi,
al cine acompañadas y
al salir, otro taxi
no vaya a ser que un día
un hombre se acerque
y pregunte:
Y tú ¿cuánto vales?.


...Las otras, sencillamente alquilan su cuerpo a la soledad......




Isaac Cuende








Hombres necios que acusáis a la mujer sin razón, sin ver que sois la causa de lo mismo que culpáis... O cuál es más de culpar, aunque cualquiera mal haga: la que peca por la paga o el que paga por pecar...













Desengaños de las mujeres


“Puto es el hombre que de putas fía,
y puto el que sus gustos apetece,
puto es el estipendio que se ofrece
en pago de su puta compañía.
Puto es el gusto y puta la alegría
que el rato puteril nos encarece;
y yo diré que es puto a quien parece
que no sois puta vos, señora mía.
Más llámenme a mí puto enamorado,
si al cabo para puta no os dejare;
y como puto muera yo quemado,
si de otras tales putas me pagare;
porque las putas graves son costosas,
y las putillas viles, afrentosas”.



Francisco de Quevedo














Francesca



Saliste de la noche
Con flores en las manos.
Vas a salir ahora del tumulto del mundo,
De la babel de lenguas que te nombra.

Yo que te vi rodeada de hechos primordiales,
Monté en cólera cuando te mencionaron
En oscuros callejones.
¡Cómo me gustaría que una ola fresca cubriera mi mente
Que el mundo se trocara en hoja seca,
O en un vilano al viento,
Para que yo pudiera encontrarte de nuevo
Sola!



Ezra Pound











No hay comentarios:

Publicar un comentario